Wednesday, November 08, 2006




CENICIENTA.


Cenicienta no era cobarde pero lo parecia. Actualmente se sentía muy confusa. Difusa era la línia entre lo que le gustaba y lo que debía. Se sentía como un cenicero. Pero por qué?

Sería fácil sentenciar: se convirtirá en ceniza... Pero no, ella no era un ser de contenidos, era un ser de forma. De este modo cuando no tenía tiempo empezaba a sentirse continente. Cenicero lleno de maleza, despiadados trámites kafkianos acababan por vaciarse en ella. El incienso de los días quemaba inapelable.

Ahumada,
Cenicienta observaba a modo de mujer-cenicero como el tiempo los combustionaba.

Invicta,
Cenicienta no se immutaba ante su arraigada desgana,

Cenicienta,

ahumada e invicta, te añoraba.

2 comments:

julie said...

sad and lovely.

Anonymous said...

Very melancholy. Your work evokes very strong emotions. I also like the mossy green she's wearing, especially the velvety effect.